Una llamada de móvil es síncrona, requiere de tu presencia y atención en el momento, salvo cuando salta el contestador, entonce se vuelve asíncrona, al receptor le viene muy bien porque eso le permite tomar control de su tiempo y gestionar mejor el uso del móvil (algo que de otra manera se deja al libre albedrío de quien decide llamarte... a quien es más que probablemente que no le importe tanto tu tiempo como a ti). Los SMS son asíncronos, excepto cuando se usa como si fuera un chat.
external image iphone_apple_01.jpg

Las reuniones y entrevistas en negocios son lo más síncrono que hay y además tienen la desventaja de que normalmente requieren tu presencia física, lo que implica desplazamientos. Por otra parte con suerte tienes la ventaja de que has sido convocado con cierta antelación, lo que te permite cierta planificación. Son importantes porque a veces es necesario verse las caras y hay temas muy complejos como para hablarlos por e-mail o teléfono, pero en la mayoría de las ocasiones suponen una importante pérdida de tiempo sobre todo cuando asisten más personas de las que debieran.

La mensajería instantánea (Messenger o Gtalk) son medios síncronos pero no son tan intrusivos como el teléfono porque normalmente te permiten seguir haciendo otras cosas mientras que chateas.


external image windows-live-messenger1.jpg